S.O.S. Golondrinas · GURELUR

GURELUR - Fondo Navarro para la Protección del Medio Natural Manuel de Falla, 8
31005 Pamplona/Iruña
Tel.: 948 15 10 77 · 606 980 068
gurelur@bme.es

Organización sin ánimo de lucro
Año de fundación: 1991
Ámbito de actuación: Navarra

Hosting por Dinahosting

Estás en: Inicio » Castellano » Proyectos » S.O.S. Golondrinas

S.O.S. Golondrinas

Ayudémoslas
Ayudémoslas

Las golondrinas se encuentran dentro de las aves que el hombre ha respetado desde antaño. Esto es debido a que al alimentarse de insectos, que cazan al vuelo, ayudan al hombre a controlar las poblaciones de algunos insectos molestos, como por ejemplo los mosquitos. Las golondrinas son los mejores insecticidas, ya que no ocasionan ningún costo económico ni ecológico. Sirva de ejemplo el que una golondrina, que viene a pesar unos 20 gramos, consume al cabo de un año unos 20 kilos de insectos.
 
Además, estas aves desde tiempo inmemorial vienen compartiendo con nosotros las edificaciones humanas, lo que ha provocado su respeto y en muchos casos su protección por parte del hombre. La llegada de las golondrinas a sus lugares de nidificación se relaciona con la llegada de la esperada primavera.
 
En Navarra viven cuatro especies de golondrinas, dos de ellas muy ligadas al hombre como son la golondrina común y el avión común, que instalan sus nidos en edificaciones humanas, y otras dos que, a diferencia de las anteriores, viven más alejadas de los asentamientos humanos y que son el avión roquero, que cría en roquedos, y el avión zapador, que ubica sus nidos junto a los cursos de agua y en graveras. Además, se ha detectado la nidificación ocasional de la golondrina daúrica, especie de distribución mediterránea.

Avión común

Nido de avión común
Nido de avión común

El avión común, de colores blanco y negro, mide 13 cm y es la golondrina más abundante de Navarra, ya que está presente en la práctica totalidad de nuestros pueblos. Esta golondrina, que anida colonialmente, ubica sus nidos en los aleros de los edificios y en los acantilados. El nido, construido con barro y briznas de vegetación, al igual que hacen el resto de las golondrinas, tiene forma esférica y es cerrado a excepción de un agujero de entrada en la parte superior. La destrucción de sus nidos con el pretexto de que ensucian las fachadas con sus excrementos está afectando a las poblaciones de algunas zonas de Navarra. El ciudadano bien informado sabe que la presencia de estas pequeñas aves supone una ayuda en la lucha contra los molestos mosquitos, ya que un ejemplar come al año millones de ellos. Es el insecticida más natural y económico. En europa se colocan miles de nidos artificiales debajo de los aleros de las casas para que esta especie nidifique.

Golondrina común

Nido de golondrina común
Nido de golondrina común

La golondrina común es, con sus 19 cm de tamaño, la mayor de las golondrinas que nidifican en Navarra. Esta golondrina, que da nombre a toda la familia, es de tonos azulados, blancos y rojizos y se diferencia en vuelo del resto de las golondrinas por su estilizada figura en la que destacan las largas plumas externas de su cola. Sus nidos, que tienen forma de cazoleta, los construye sobre vigas de edificios. Aunque es de costumbres gregarias, durante la época de reproducción suele criar de forma aislada. La mala utilización de los pesticidas y la desaparición y restauración de los edificios antiguos como corrales y casas de campo que utiliza para construir sus nidos, está ocasionando el que sea escasa en algunos pueblos.

Avión roquero

Nido de avión roquero
Nido de avión roquero

El avión roquero mide 14 cm. Es una golondrina de tonos pardos en los que resaltan unas pequeñas manchas blancas en la base de la cola. Como su nombre indica, vive ligada a los roquedos aunque algunas parejas se instalan en construcciones humanas como edificios y presas. Sus nidos, que tienen forma de cazoleta, los ubican al resguardo de los salientes rocosos y de los aleros de edificios. Debido al microclima  que se da en algunos de los valles donde nidifica, puede permanecer durante todo el año en Navarra, a diferencia del resto de las golondrinas que se ven obligadas a migrar a zonas más templadas en los meses invernales. Quizás sea la golondrina que menos sufre las consecuencias de las actividades humanas, al vivir en hábitats de difícil acceso y explotación por parte del hombre.

Avión zapador

Colonia de avión zapador
Colonia de avión zapador

El avión zapador es con sus 12 cm la golondrina de menor tamaño que nidifica en Navarra. Es de tonos pardos en su parte superior y blancos con una franja marrón a la altura del cuello en la parte inferior. Es la de costumbres más gregarias, pudiendo contabilizarse colonias de hasta mil parejas, localizadas en taludes de ríos y graveras. Los nidos los realizan en taludes arenosos, en los que excavan un túnel de hasta un metro, al final del cual construyen la cámara del nido donde pueden llevar adelante de una a tres puestas anuales. Navarra contaba con una población cercana a las 8.000 parejas que se está viendo reducida por los dragados y canalizaciones que se están realizando en algunos tramos de ríos donde nidifica esta golondrina.

¿Qué actuaciones humanas afectan a las golondrinas?

Absurda acción basada en la ignorancia y en la ilegalidad
Absurda acción basada en la ignorancia y en la ilegalidad

El uso indiscriminado de insecticidas y productos fitosanitarios que está ocasionando el retroceso poblacional de las golondrinas. Estos productos acaban con la vida de estas aves que, paradójicamente, nos libran de los insectos de forma totalmente natural.
 
La destrucción de sus nidos por parte de algunas personas que de forma totalmente inconsciente eliminan los que encuentran en sus casas con el pretexto de que ensucian con sus excrementos las paredes y los suelos. La especie más afectada por esta práctica es el avión común.
 
La desaparición de corrales y edificios antiguos en cuyas vigas la golondrina común ubica sus nidos y los dragados y canalizaciones que destruyen los taludes de los ríos donde el avión zapador ubica sus colonias de cría.

¿Cómo podemos ayudarlas?

Si queremos seguir disfrutando de su agradable presencia, si queremos seguir aprovechándonos de su labor beneficiosa y si queremos que sigan anunciándonos la llegada de la primavera, ayudémoslas.

  • Utilizando correctamente los insecticidas y demás productos fitosanitarios. El aumentar la dosis aconsejada para garantizar su efectividad va en contra de las golondrinas, de la Naturaleza, de tu economía y además contamina los productos alimenticios con grave riesgo para la salud de las personas que los consumen.
  • No destruyendo los nidos que se encuentren debajo de los aleros de tu casa. Antes de destruir los nidos piensa en la importantísima labor que realizan las golondrinas al eliminar una cantidad ingente de mosquitos; y que el limpiar la pared o el suelo tras la época de cría tampoco es una labor tan pesada.

Si  quieres más información sobre este tema, o sobre cualquier otro tema relacionado con la conservación de la Naturaleza, te puedes poner en contacto con nosotros en el teléfono 948 15 10 77.

Circular - Revista de Gurelur - abogada - Mapa Web - Accesibilidad - Diseñador Web Diseño web profesional